Buscarcasa utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar

Consejos Para Alquilar Una Casa

El arrendamiento de una vivienda es la cesión o adquisición temporal, a cambio de dinero, del uso y disfrute sobre una edificación habitable cuyo destino primordial es satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario. Un proceso que no sólo regula el arrendamiento de la vivienda en sí sino también el mobiliario, los trasteros, las plazas de garaje y el resto de dependencias.

La duración del arrendamiento será que libremente pacten las dos partes. Si ésta es inferior a tres años, el contrato se prorrogará obligatoriamente en plazos anuales hasta que alcance esa cifra de tres años, salvo que el arrendatario o inquilino manifieste al arrendador o propietario su voluntad de no renovarlo con un plazo de al menos 30 días.

El arrendador podrá eludir esa renovación obligatoria si comunica al arrendatario, a la conclusión del primer año, que necesita la vivienda para destinarla a vivienda permanente, con dos meses de antelación respecto al desalojo de la misma. El arrendatario podrá volver a disfrutar de la vivienda si, transcurridos 30 días sobre el aviso, el arrendador o su familia no hubiera tomado posesión de nuevo de la vivienda.

El contrato de arrendamiento podrá ser prorrogado por un año si a su vencimiento, ninguna de las partes notifica a la otra, al menos con 30 días de antelación, su voluntad de no renovarlo.

Al arrendatario podrá renunciar al contrato de arrendamiento antes de la finalización del período pactado si después de al menos seis meses lo comunica al arrendador con una antelación mínima de 30 días. Ambas partes podrán pactar una indemnización de una mensualidad de la renta para estos casos.

El importe a satisfacer en calidad de renta puede ser pactada libremente por las dos partes, como también podrán pactar la periodicidad en el pago. En caso de no realizarse dicho pacto, la renta habrá de abonarse mensualmente y en los siete primeros días de cada mes. El arrendador deberá ofrecer al arrendatario un recibo del pago de la renta.
La cuantía de la renta será actualizada año a año en función de lo pactado por ambas partes y, en caso de no existir pacto al respecto, se actualizará en función de la evolución del índice de precios nacional.