Buscarcasa utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar

Consejos Para Comprar Una Casa

Si va usted a plantearse la adquisición de una vivienda, ha de saber que es absolutamente fundamental adoptar determinadas precauciones y establecer un proceso en el que se cumplan una serie de objetivos y de procedimientos encaminados a que usted haga de su compra una acción rentable y provechosa. Como bien sabe, una vivienda no es un bien que se adquiere todos los días ni todos los años. Por tanto, toda precaución e información al respecto es importante.

Para empezar, es importante realizar una labor de búsqueda detenida por medio de los canales que se tengan al alcance y de comparación entre las opciones que ofrece el mercado dentro de las posibilidades de cada cual. Escogida la opción más atractiva, es fundamental analizar detenidamente las características físicas de la vivienda.

Además, según consejos del Ministerio de Fomento del Gobierno de España, es importante asegurarse de que la vivienda escogida posee una serie de documentos imprescindibles para asegurar su legalidad. Se trata de: licencia de obras y certificación del técnico competente en cuanto a adecuación a la licencia y al proyecto; licencia de primera ocupación, cédula de habitabilidad y otras autorizaciones administrativas al respecto; boletines de las empresas suministradoras de servicios básicos como electricidad, agua, gas y teléfono; inscripción en el registro de la propiedad; certificado del registro de la propiedad sobre su situación jurídica; estatutos de la comunidad.

Además es recomendable, si la vivienda es nueva, obtener un Certificado del Registro Mercantil que asegure la existencia de la sociedad o empresa promotora y toda la información acerca de la misma; y si es vivienda usada, el recibo de la última anualidad del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y una certificación de estar al corriente de pagos con la comunidad de propietarios, así como una certificación de la no existencia de contratos de alquiler sobre la vivienda.

Una vez tenga en su poder toda esta documentación, el comprador debe revisar la situación jurídica de la vivienda, para lo cual ha de dirigirse al Registro de la Propiedad, donde ha de solicitar una descripción general de la vivienda, de las hipotecas a las que responde, posibles embargos o situaciones litigiosas o posibles procesos de irregularidad urbanística, así como cualquier otro dato de interés. Dicha información se recibirá bien como nota simple informativa o como certificación de dominio y cargas, la cual tiene valor de documento público.

Una vez cumplimentado este proceso, el comprador habrá de estudiar las cargas hipotecarias existentes sobre la vivienda. Si existen, se habrá de solicitar al propietario una certificación bancaria con la cantidad pendiente de pago y se podrá negociar con el banco una mejora del tipo de interés.

También es altamente recomendable el paso por un notario para certificar la compra. La escritura pública es imprescindible para inscribir la operación en el Registro de la Propiedad, lo cual otorga a la operación una total seguridad jurídica. Además de dar fe pública y garantía, el notario cumple la labor de asesoramiento al comprador.

Otro paso importante es el pago de los impuestos correspondientes a la compraventa, a saber, el IVA (en caso de vivienda nueva), el de Trasmisiones Patrimoniales (en vivienda usada) y el de Actos Jurídicos Documentales en ambos casos.

El último paso es la inscripción como nuevo propietario en el Registro de la Propiedad.